lun. Jul 22nd, 2019

LÓGIKA Digital

Noticias | Ciencia | Tecnología | Medio Ambiente | Cultura | Entretenimiento | Multimedia

México, líder mundial en fraudes bancarios

4 min. lectura

Estafas con tarjetas de crédito 5 veces más altas que en Europa

(ANSA) – CIUDAD DE MEXICO, 28 JUN – México ostenta el liderazgo en el ranking mundial de fraudes bancarios y supera hasta cinco veces en la materia a los países europeos y hasta el doble a los de América Latina.
Así lo informó la firma estadounidense MasterCard, mediante un detallado reporte.
La nueva directora general de la compañía en México, Laura Cruz, reveló que el tema es muy «preocupante» y está estrechamente «ligado al robo de identidad y a organizaciones mundiales de defraudadores».
«Estamos hablando muy de cerca con los emisores (bancos) para establecer mecanismos que nos ayuden a controlar» el problema, porque con estafas muy altas «el negocio se vuelve poco rentable y, por lo tanto, muy riesgoso para seguir operando».
MasterCard es emisor de al menos 50 millones de tarjetas bancarias activas en México, el 60% de las cuales son de crédito y el resto de débito.
Sólo en diciembre pasado, aumentaron 69% los fraudes en este segmento, según cifras de instituciones aseguradoras.
«Aunque no es la historia navideña favorita, es la que más escuchamos en las conversaciones de estas fechas: nosotros o alguien que conocemos se ha visto afectado por un robo o fraude» de tarjetas de crédito, señaló Beatriz Arena, gerente de Líneas Personales de Pacífico Seguros.
Por ejemplo, el año pasado hubo un incremento de 69% en la cantidad de fraudes bancarios reportados en diciembre, respecto a los anteriores meses», explica Beatriz Arenas, gerente de Líneas Personales de Pacífico Seguros, citada por el portal MSN.
Los casos más comunes son el «uso indebido en cajero automático por movimiento s no reconocidos» (33%) o el duplicado de documentos robados (35%).
Una de las modalidades favoritas de los ladrones es el llamado «cambiazo» o sustitución de una tarjeta mediante engaños durante una operación comercial.
También las víctimas suelen sufrir mucho por el «malware» (virus maliciosos», el «pishing» (mensajes engañosos para extraer datos vitales del usuario) y el «troyano» que extrae información de las tarjetas de crédito o débito de las personas para hacer compras.
Los expertos recomiendan cuidar la información privada, destruir los documentos personales vencidos, no compartir información personal por teléfono ni la foto de la tarjeta de crédito, no relacionar las contraseñas con las fechas de cumpleaños o con secuencias de números y evitar enlaces que llevan a sitios falsos de bancos.
Cuando una persona sufre el robo de una tarjeta bancaria debe inmediatamente reportarla para que sea bloqueada y presentar una denuncia ante la policía en las 48 horas siguientes.
Las aseguradoras ofrecen protección por compras realizadas con tarjeta de crédito o retiros hechos en cajeros automáticos y también para el casi de que un tercero use ese medio de pago.
La mayoría de las quejas por fraude son acaparadas por el comercio electrónico con más de 4 millones de casos anuales y desfalcos por el equivalente a unos 250 millones de dólares.
Los fraudes cibernéticos con tarjetas de crédito robadas o con información sustraída a los tarjetahabientes aumentaron 25% en el último año, según el Buró de Entidades Financieras.
Más de 9 millones de personas hicieron reclamos a los bancos en 2018, 80% de ellos por fraude y casi un tercio del total por posibles fraudes en tarjetas de crédito y débito, los productos financieros que encabezan la lista de quejas.
La gubernamental Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) señaló que el 82% del total recuperaron el dinero defraudado por estafas a través del comercio electrónico.
Aunque los fraudes generalmente se realizan por medio de los llamados «skimmers» que copian los datos de las bandas magnéticas de las tarjetas, otras formas muy comunes de robarlos es mediante la generación aleatoria de contraseñas, el uso de programas maliciosos o el «hackeo» de tiendas en línea. (ANSA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *