dom. Ago 18th, 2019

LÓGIKA Digital

Noticias | Ciencia | Tecnología | Medio Ambiente | Cultura | Entretenimiento | Multimedia

Los ‘X-Men’ ya están entre nosotros y su número aumenta

4 min. lectura

Una actividad intelectual intensa puede hacer que algunas personas mezclen las percepciones y sensaciones recibidas por distintos sentidos. Los científicos bautizan este fenómeno como ‘sinestesia’.

¿Qué es la sinestesia?

Un individuo puede experimentar la sinestesia no solo cuando es capaz de percibir colores al escuchar sonidos (sinestesia visual-auditiva), sino cuando al ver cifras del 0 a 9, estas le parecen estar impresas o escritas en distintos colores (sinestesia de color y de letra). Otras personas desarrollan un tipo de sinestesia que les hace asociar los días de la semana o meses con ciertos colores mientras que otras son capaces de percibir el sabor de cada color.

Para resumirlo todo en breve, los individuos sinestésicos son capaces de mezclar las sensaciones percibidas por distintos receptores. Algunas investigaciones relacionan estas insólitas capacidades con un rasgo dominante ligado al cromosoma X.

La historia de su desarrollo

Durante mucho tiempo los investigadores han puesto en tela de juicio la existencia de la sinestesia y la han calificado como una patología. El biofísico y académico Piotr Lazarev empezó a estudiar los mecanismos de percepción del mundo ya en el año 1905. A pesar de que hizo grandes avances en este ámbito, el científico ruso fue acusado de dedicarse a la seudociencia en el 1937 y criticado en la prensa.

«Lazarev enseñó que la sinestesia (…) no era un engaño sino un hecho real. Y presentó intuitivamente el postulado de que la mezcla de dos sistemas de receptores en los humanos es posible y es un proceso fisiológico natural», aseveró el científico ruso Genrij Ivanitski en una conferencia que se celebró en el Instituto de Biofísica Teórica y Experimental de la Academia de Ciencia de Rusia.

En el año 1968 el neuropsicólogo soviético Aleksandr Luria describió en su libro las capacidades fenomenales que tenía el reportero y  mnemotécnico ruso Solomón Shereshevski.  Se consideraba que su memoria no tenía límites dado que el periodista podía reproducir frases enteras que había memorizado muchos años antes de eso. Como resultado, Shereshevski fue diagnosticado con la sinestesia. Las observaciones de Luria le permitieron concluir que la sinestesia contribuye a mejorar la memoria.

El número de ‘X-Men’ aumenta

Genrij Ivanitski considera que la sinestesia no es una patología sino es un proceso fisiológico normal, aunque no es propio de todas las personas.

«Anteriormente había tan solo un 2% de personas sinestésicas, ahora estos individuos constituyen un 12%», aseveró el científico.

Según Ivanitski, por ahora, no está claro a qué se debió este aumento: a la modernización de los métodos para su identificación o su número aumentó sin ninguna causa.

En su estudio publicado en la revista UFN, Ivanitski destaca que el mecanismo de surgimiento de la sinestesia está vinculado con la aparición de una simbiosis de distintos elementos que reducen el tiempo necesario para memorizar soluciones de tareas que podrían utilizarse por humanos en múltiples ocasiones en el futuro.

«Las sensaciones obtenidas por los receptores pueden mezclarse en muchas personas de profesiones relacionadas con el arte a medida que realicen una labor intelectual difícil. Su mezcla crea en el modelo virtual del cerebro un impresionante universo de imágenes nuevas», concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *