Dom. Dic 8th, 2019

LÓGIKA Digital

Noticias | Ciencia | Tecnología | Medio Ambiente | Cultura | Entretenimiento | Multimedia

Dieta del futuro: ¿comeremos más alimentos transgénicos?

3 min. lectura

Nos espera un futuro hambriento, a menos que las prácticas de producción de alimentos evolucionen drásticamente. Los científicos opinan que la modificación genética va a ser una herramienta importante para alimentar a la creciente población del planeta, afectado por el cambio climático.

Si queremos alimentar a 10.000 millones de personas para 2050, en un mundo afectado por el aumento de las temperaturas y la escasez de agua, tendremos que cambiar radicalmente la forma de producir alimentos. El aumento de la inversión pública en tecnologías como la ingeniería genética será vital, según un informe publicado por el Instituto de Recursos Mundiales.

Los cultivos deben ser no solo más productivos, sino también más resistentes a los desafíos agrícolas, incluidas las enfermedades, las plagas, la sequía o las inundaciones provocadas por el cambio climático.

«Tenemos que aumentar los rendimientos drásticamente, a un ritmo aún mayor que el que hemos tenido históricamente», comentó Tim Searchinger, autor principal del informe, citado por la agencia Bloomberg.

Los investigadores necesitan encontrar nuevas formas de cultivos «más inteligentes», incluyendo el uso de la modificación genética.

Los autores del informe observan que «el temor de que los cultivos transgénicos no sean seguros para el consumo humano hace que gran parte de la opinión pública se oponga a su uso». No obstante, «en este momento no hay evidencia de que los cultivos transgénicos sean dañinos para la salud humana», asegura el estudio.

Se ha prestado mucha atención a los posibles vínculos entre el glifosato y el cáncer. Sin embargo, el debate no es sobre si la modificación genética en sí misma causa cáncer, sino sobre la toxicidad del herbicida glifosato, cuyo uso es posible gracias a modificación genética. La mayoría de los estudios encontró poca o ninguna evidencia de que el glifosato causara cáncer en los seres humanos, señalan los investigadores.

De todas maneras, los autores del informe subrayan que no creen que el debate sobre las características de ciertos transgénicos particulares «deba dictar la política sobre toda la tecnología de la ingeniería genética».

Al mismo tiempo, el informe señala que la modificación genética salvó a la papaya hawaiana de un virus mortal, y asegura que las patatas transgénicas en Uganda, la soja en Brasil y los tomates en Florida también muestran resistencia a las bacterias.

«Hay tantas otras cosas que podemos hacer, que es difícil imaginar por qué estaríamos en contra», comentó Searchinger.

Pero según los críticos, la modificación genética tiene serios límites y requiere grandes recursos financieros. Bill Freese, analista de políticas científicas del Center for Food Safety, consultado por Bloomberg,  opina que el informe es «demasiado optimista» sobre el potencial de la tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *